Home, Plagas y Enfermedades

Insectos Chupadores y Raspadores

INSECTOS CHUPADORES

· Pulgones
A principios de primavera, parecen pulgones en los brotes nuevos de las plantas que deforman hojas, brotes y flores, recogen la nervadura central y producen mielecilla que favorece la aparición de la fumagina. Se controla cuando aparece usando algún insecticida sistémico o con un tratamiento natural según lo siguiente: en 1 litro de agua hervir cilantro por 10 minutos, tapar y enfriar y después rociar el follaje. Se puede hacer también con ruda y hojas de tomate. Se recomienda plantar chinitas y lavandas en el jardín.
· Conchuela – Escama de San José
La Conchuela es un insecto chupador que se ubica en la nervadura de las hojas y también en ramas y ramillas. Hay muchas especies, pero las más comunes en el jardín son: la negra del olivo que tiene una H en el dorso, la café grande europea, la blanca de la hiedra y la negra del olivo. La Conchuela debilita la planta y produce una mielecilla que favorece la fumagina. Se puede combatir con aceite miscible en invierno y con un insecticida sistémico en primavera. Se controla también biológicamente con microavispas que la parasitan.
· Chancho blanco
Son insectos que forman colonias en frutos, hojas y madera. En invierno se esconden en las raíces de las plantas. Se alimentan de los tejidos verdes y se meten debajo de la corteza para poner sus huevos. Es fácil detectar la presencia de chanchitos blancos pues donde hay, también hay hormigas ya que los chanchitos secretan una mielecilla. Es muy común en las plantas de interior. Su daño consiste en que debilitan la planta, favorece la fumagina y doblan la hoja de las plantas. Se pueden controlar en forma casera con un algodón untado en alcohol si son pocos, pero si son muchos, se combaten con aceite miscible en otoño invierno y primavera. El control alternativo consiste en mantener la planta aireada con una buena fertilización, lavar con agua de ruda o hojas de tomate.
· Mosquita blanca
Este insecto se ubica en el envés de las hojas y es muy común en los cítricos. Produce un algodón o pelusilla blanca, se produce la fumagina y debilitan la planta. Aparece en otoño y primavera y el tratamiento para controlarla es con un insecticida sistémico o asperjar el follaje con una solución de aceite miscible, lavar a los 15 días con agua con detergente y enjuagar. Repetir si persiste. Fertilizar con fósforo y potasio.

INSECTOS RASPADORES

· Trips
Se ubica en las hojas y flores, forman un camino entre las capas de las hojas dejando un hueco en café plateado, las flores abren con bordes negros y deformados. Se trata con un insecticida sistémico en primavera.

 

· Hongos

· Oidio – Roya (polvillos)
Es un hongo que presenta un polvillo blanco sobre las hojas, se puede hacer una curación con azufre mojable. Para la prevención y curación, aplicar Atrizan a la tierra para que quede en contacto con las raíces. Para evitar el oidio no se debe regar a la hora de más calor, cuando las hojas y el suelo están caliente.
· Fumagina
La fumagina también es un hongo que produce una capa negra y pegajosa en el follaje de las plantas. Afixia, impide la fotosíntesis, transpiración y respiración de la planta. Aparece cuando hay presencia de pulgones, conchuela, chanchitos, mosquita blanca, que secretan una mielecilla que produce el hongo. Si se tiene cuidado de combatir estos últimos, no tendremos el problema de la fumagina. Se puede tratar con aceite miscible cuando no hace calor. Después de 15 días se lavan las hojas con agua y un lavalozas para sacar la grasilla y no quede pegada a las hojas y así permitir la fotosíntesis.
· Botritis
La botritis es un hongo que produce podredumbre en la base de los tallos, en brotes, hojas flores y frutos. Puede atacar a cualquier planta aunque prefiere las de hojas blandas, tallos tiernos y carnosos. Es muy común en plantas de flores blancas y sobre todo en camelias, jazmín del cabo, azaleas. Presenta manchas de color café grisáceo cerca de la nervadura central, en los botones de las flores estos no abren y quedan momificados y después se caen. Este hongo infecta entrando por heridas que causan los insectos o los cortes que se le hagan a la planta. Cuando la primavera es muy húmeda y lluviosa propicia que aparezca la botritis. Existe también la botritis cinerea que afecta a los bulbos de tulipanes.

 

· Acaros

· Arañita Roja
Es un ácaro que pone sus huevos en las nervaduras de las hojas. Se presenta cuando hay poca humedad calor y polvo, generalmente en el verano. El daño consiste en que comen los cloroplastos que son lo que produce clorofila. Dejan la hoja seca, bronceada (café-amarillo) en los puntos que ataca. Si el ataque es muy severo la hoja se seca, pudiendo llegar a morir la planta. Ataca cualquier especie e inverna escondida en el pasto o entre los arbustos y con los primeros calores los huevos se reactivan. Hay un tipo de arañita que pone los huevos en el envés de la hoja y los protege con una tela. El tratamiento se puede hacer con azufre mojable al follaje y si es mucho combatir con un acaricida o aceite miscible. Hay un tratamiento alternativo y natural que es la Chinita y un ácaro depredador chileno. El aceite miscible aplicado en invierno mata huevos y hembras preñadas.

 

· Moluscos

· Caracoles y babosas
Atacan las hojas y tallos de las plantas bajas. Son unos moluscos que se esconden en los lugares húmedos debajo de las hojas y plantas donde ponen sus huevos. Para su control existen algunos tipos de pellet que se ponen esparcidos en el jardín o en pocillos o bandejas para que no se humedezcan. Hay que tomar precauciones cuando hay animales o niños en la casa. Un tratamiento alternativo es poner cascara de huevo alrededor de las plantas o poner cerveza en un recipiente que atrae a los caracoles y babosas. Otra buena medida es aplicar Bioazufre al sector afectado, pues este mata los huevos.