Para alegrar el invierno existen coloridas plantas para cultivar en macetas. Entre ellas se destacan:

AZALEAS
Se cultivan en grandes cantidades y en muchas variedades para dar color a tu jardín en invierno. Las plantas son lanudas con masas de ricas hojas verde oscuro. Las flores, simples o dobles, presentan muchos tonos de blanco, naranja, rosa o rojo.

Si se compran chicas, las azaleas brotarán durante muchas semanas en una habitación fría y bien iluminada, siempre que tengan un riego adecuado.

 

PRIMULAS
Durante los meses de invierno se puede conseguir que florezcan muchos tipos de Primulas. Todas las prímulas son perennes, pero se logran resultados muchos mejores en interiores haciendo crecer nuevas plantas de semillas recién sembradas. La operación resulta bastante fácil, aunque la semilla es muy pequeña y necesita muchos cuidados. Para tener flores en invierno, sembrar al principio de la primavera.

 

VIOLETAS
Una de las favoritas es la violeta africana, ya que su razón principal es su capacidad de florecer todo el año, aunque el otoño y el verano son las mejores condiciones para ello. Aparentemente hay un sinnúmero de variedades y el azul en sus muchos tonos es el color básico, pero también hay blancas, rosas, rojas y bicolores, con formas sencillas y dobles.
Aunque las flores son el atractivo principal, las hojas también son bonitas en forma de corazón, ligeramente carnosas y un color verde oscuro, con una textura aterciopelada y necesitan temperaturas agradables alrededor de 19 C, y mucha luz natural.

 

VIOLAS
Las violas o los pensamientos son plantas de exterior que comienzan a florecer durante el invierno. Son plantas que aguantan muy bien las heladas, de modo que para la temporada de otoño e invierno son muy adecuadas.

 

Plantas para poner este otoño- invierno en tu balcón

Alhelí (Cheiranthus)
El alhelí es una planta rústica y “dura”, que tradicionalmente ha vestido jardines y balcones. Las variedades tradicionales son flores sencillas y muy olorosas y vigorosas. Sin embargo los nuevos híbridos de doble flor son más difíciles de cultivar.

 

Coles Ornamentales
Existen muchas variedades de coles ornamentales, y se caracterizan por el follaje rizado que presentan y por las coloraciones en tonos blanco-verdosos, blanco-rosáceos o teñidas de rojo.

 

Ciclamen
Atendiendo a los cuidados básicos, el ciclamen puede estar en plena floración durante todo el invierno. Existen distintas variedades de ciclamen dependiendo del tamaño que alcancen, pudiendo encontrar unos realmente pequeños y progresivamente mayores, con hojas y flores de distintos tamaños.

 

Crisantemo
Se presenta en colores variados, como el blanco, amarillo, fucsia y gamas de rosa. Florece durante el otoño-invierno, y si se poda la planta después de su floración, se obtiene una segunda floración en primavera. Se la puede plantar en el jardín o en maceta (siempre que tenga ben compost), es ideal con mucho sol y soporta fuertes vientos.

 

El Geranio (Pelargonium spp)
Es una planta muy resistente con flores de colores muy vistosos y llamativos. Los puedes cultivar tanto en macetas y jardineras como directamente en la tierra del jardín. Se ponen unas 5 semillas en un pequeño surco que haremos con los dedos y las cubriremos con tierra (sin presionar) y finalmente regaremos ligeramente por encima. Aportaremos compost en la siembra y cada 3 meses añadiremos una capa de 2 cm. En cuanto a riegos, con una o dos veces por semana suele ser suficiente. Evita encharcar la tierra cuando riegues. Son muy resistentes y no requieren de muchos cuidados, lo más difícil será decidirse por alguna de las muchas variedades de Geranios que hay.

 

El Narciso (Narcissus Tazetta)
Tienen unas flores muy originales y vistosas, no en vano son una de las plantas ornamentales más cultivadas. En cuanto a las condiciones para el cultivo del Narciso, necesitan cierta humedad constante en la tierra y se deben abonar cuando se siembra el bulbo y cada dos meses. Debes dejar unos 15 cm2 de espacio para cada planta. Los Narcisos son unas plantas tan polivanlentes que crece bien tanto en semisombra como a pleno sol.

Un truco para que echen más flores es plantarlos en una maceta poco profunda, ya que, cuando las raíces tocan el fondo de ésta empiezan a salir los brotes.