En la naturaleza, las camelias se diversifican en más de 80 especies diferentes, pero las variedades existentes en realidad son muchas más, se cree que tantas como 20.000, aunque esta cifra está en constante aumento. De hecho, desde el primer momento en que se introdujo la planta en Europa, los jardineros comenzaron a hacer cruces, por lo que hoy se pueden encontrar camelias con flores de todos los colores y formas, muy diferentes entre sí. Pero las características, que todas tienen en común son el carácter arbustivo de las plantas, y las hojas que son de un verde intenso y muy robustas.

Entre las distintas variedades de camelias existentes en la naturaleza, se pueden citar la camellia sinensis, de la que se obtiene un muy buen té, pero que por lo general se cultiva con fines ornamentales, la camellia japónica, que florece a finales del invierno y la camellia sasanqua, cuya floración dura mas. La planta de Camellia japónica puede llegar a medir hasta seis metros de altura, pero por lo general un arbusto de Camellia no debe superar los dos metros. Las flores pueden ser dobles, semi-dobles o sencillas. Los colores de las camelias suelen oscilar desde el blanco hasta los rosados y rojos intensos; son muy raras las de color amarillo.

CURIOSIDADES:
La camelia es una flor que se asocia con una idea de elegancia y sofisticación, pero también de amor. De moda en el siglo XIX, fue inmortalizada por Alexandre Dumas en su novela “La dama de las camelias” , y más tarde, Coco Chanel la tomó como símbolo de su maison.

Pero mucho más atrás en el tiempo, se dice que un príncipe indio fue a China para enseñar su religión. Durante una meditación se durmió y para expiar su culpa decidió recortar sus párpados, que se transformaron en camelias al caer al suelo.

Siempre en la antigüedad las plantas de camelia se consideraban inmortales y, como tales, se disponían sobre las tumbas de los guerreros samurai. Aunque en Japón no son muy populares como flores cortadas porque se asocian con la “decapitación”, y es que la flor de camelia a menudo cae de la planta en su totalidad, símbolo de la cabeza de un hombre que está siendo cortada.

Condiciones de Cultivo
Suelo
Las camelias por tener raíces superficiales deben ser instaladas en forma semi profunda en una buena tierra ácida. Humedezca muy bien todo el hoyo días antes de la plantación. La tierra ácida tiene dificultades para saturarse de agua. Una vez desecada, hay que regarla por bastante tiempo para que recupere su retención de agua, utilice agua no calcárea ( agua de lluvia o de recuperación). Se puede almacenar agua de ciudad y sumergir un puñado pequeño de turba ácida para neutralizar la cal que contiene. Una buena mezcla de tierra contiene:

5 partes de tierra orgánica (compost).

2 partes de humus.

2 partes de turba.

El brillo y la intensidad del color de las hojas aumentan con la acidez del suelo, es conveniente agregar en forma periódica pequeñas cantidades de sulfato de fierro ( 1 cucharadadita por 1 litro de agua) o bien la mezcla especial para acidofilas. También es recomendable poner azufre en polvo sobre la superficie para una entrega de acidez en forma más lenta.

El suelo debe tener un buen drenaje, de lo contrario se producen problemas de clorosis en el follaje. Es recomendable picar en profundidad el hoyo y utilizar la mezcla detallada. El cepellón de raíces, poco desarrollado detesta la sequedad incluso en invierno. En verano se recomienda cubrir el suelo con una capa de turba o aserrín como un colchón de protección para evitar el calentamiento que se pueda producir.

Raleo de Botones
Si la camelia produce muchos botones florales, es muy poco probable que se puedan abrir todos y las flores serán más pequeñas. Para evitar esta situación, es conveniente ralear a fines de verano o a principio de otoño dependiendo de la época de floración, dejando 2 o 3 botones por brote. Debe realizarse cuando son aun pequeños, evitando así una gran pérdida de energía. Las yemas florales se diferencian de las foliares porque son mas redondeadas.

PROPIEDADES:
Pertenecientes a la familia Theacea, las camelias son más conocidas por la belleza de sus flores, que por sus propiedades medicinales, reconocidas por la OMS. Hay diferentes variedades de camelia que pueden originar flores también diferentes entre sí, pero por lo general las propiedades beneficiosas se observan en todas las variedades. Y se utilizan de distintas maneras:

· En bebidas: Las hojas jóvenes desecadas de la camellia sinensis se utilizan para hacer varios tipos de té, que tienen un efecto estimulante debido a la cafeína que contienen. Para hacer té negro, las hojas se dejan marchitar, se enrollan y luego se fermentan antes de que se sequen.

· Saborizante natural: El extracto, que se obtiene a través de la destilación al vapor del té negro, se utiliza para dar sabor a varios productos alimenticios y bebidas comerciales, incluyendo bebidas alcohólicas, productos lácteos congelados, dulces, productos de panadería, gelatinas y flanes.

· Aceites: Las semillas de la planta secadas al natural producen un aceite de color amarillo dorado claro. Este aceite se refina y se utiliza en la fabricación de aceite combustible para lámparas. Es ideal para cocinar, y desde el punto de vista nutricional, el aceite de camelia también se utiliza en una serie de productos de belleza debido a sus propiedades emolientes, antioxidantes, cicatrizantes y anti-aging entre otras, puede descubrir más en nuestra tienda.

· Medicinal: Las hojas de la camellia sinensis contienen varios compuestos beneficiosos para la salud. El té verde contiene la mayor concentración de antioxidantes conocidos como polifenoles. Distintas investigaciones sugieren que el té verde puede ser útil para reducir el riesgo de enfermedades del corazón, bajar el colesterol, controlar los niveles de azúcar en la sangre y aumentar el metabolismo. También puede ser beneficioso en la reducción de la inflamación asociada con la artritis, en el tratamiento de los síntomas del resfriado y la gripe y en ayudar a prevenir las caries.

Fuente: pazoderubianes.